11 mar 2013

Actualidad, Marketing digital, Slide

5 maneras de conseguir contactos que aporten valor a tu perfil de LinkedIn

Son muchos los que en las redes sociales tratan de coleccionar amigos, contactos o followers. Llámalos como quieras, pero es un hecho que muchos en lo único que piensan aún es en tener la cifra más grande. ¿Quién tiene 5000 verdaderos amigos en Facebook? ¿De qué sirve que te sigan 23 mil seguidores en Twitter si sigues a 22.179? ¿Para qué agregas contactos profesionales desconocidos y sin ningún valor añadido a tu perfil profesional de LinkedIn? Así es, la respuesta es clara, ¡para nada!

Cada red social tiene personalidad propia. Facebook es un punto de encuentro entre amigos, familia o conocidos a lo sumo, mientras que Twitter es algo más variable y se basa más en intereses, gustos y preferencias. LinkedIn por su parte es exclusivamente profesional, un currículum abierto con el que poder encontrar nuevas oportunidades profesionales o al menos establecer relaciones con expertos de tu sector. Es en ésta red social en la que nos vamos a centrar, y es que hay formas y formas de hacer las cosas. Aquí tienes algunos consejos para que tu red de contactos no sólo sea una cifra, sino que te aporte un valor añadido que te ayude a destacar y relacionarte con sentido.

Relacionarse. Si en la vida real para establecer contactos y amistades hay que relacionarse, lo mismo pasa en LinkedIn si quieres que un contacto sea algo más que “uno más” (valga la redundancia). Lo decimos mucho y es que en esto de los social media, las cosas requieren de esfuerzo y paciencia. Nuestro perfil profesional está ahí y quizás llame la atención a algún profesional y se ponga en contacto, pero si queremos aumentar las probabilidades de conseguir un trabajo por nuestra red de contactos qué mejor que entablar una relación para que tu nombre sea uno de los primeros que se venga a la cabeza ante una oferta de empleo.

Identificar contactos es otro de los puntos a tener en cuenta, especialmente si estás interesado en una empresa en especial. Localizar posibles contactos profesionales de tu especialización y que actualmente están ocupando cargos en la marca que persigues puede reportarte más oportunidades que agregar contactos a lo loco. Si además trabajas la parte más personal tratando de conversar, compartir opiniones, puntos de vista, etc., habrás ganado mucho. Ten en cuenta que todos cuando buscan candidatos tienen en cuenta antes a alguien recomendado y con buenas referencias que a un completo desconocido.

Presentarse ante alguien que no conoces puede parecer brusco, aunque depende de la forma en que lo hagas. Revisa su perfil, busca intereses similares o si compartes algún contacto en común. Si es así, pídele que os introduzca, ¡para algo está esa opción en LinkedIn!

Aprovecharse de los grupos. Estos pueden llegar a ser una mina de oro a la hora de relacionarte y hacer contactos nuevos en tu área profesional. Para ello trata de comentar, saca temas nuevos a debatir, aporta opiniones y demuestra tus conocimientos y aptitudes.  Por si fuera poco los grupos también pueden ser una fuente de conocimiento y aprendizaje. ¡Ah!, y no olvides que nunca se sabe quien puede estar observando, quizás sea un headhunter.

Colegas de trabajo. No dudes nunca en contactar con antiguos compañeros de trabajo. Nadie mejor que quién ha trabajado contigo para hacerte recomendaciones, y es que aunque no lo creas, muchos se fijan en lo que opinan de ti como profesional pero también en lo personal. Aprovecha esos antiguos contactos y que no te de vergüenza solicitarles una recomendación.

Por último y no menos importante, otras redes sociales como Facebook y en especial Twitter, pueden ayudarte a ampliar tu red de contactos. Si tienes un blog, escribes en alguna parte o eres un usuario que conversa y no sólo observa, ya tienes mucho ganado. Ya sólo te falta localizarlos en LinkedIn y trasladar esa relación también a tu perfil profesional. Eso sí, siempre ten en cuenta tu objetivo de crear una red que te ayude a destacar y haga mucho más atractivo e interesante tu perfil profesional.

Tener muchos contactos está bien, pero… ¿no sería mejor tener una red de contactos que además de una cifra también fuera una fuente de oportunidades? 

Ver fuente