11 feb 2014

Actualidad, Aplicaciones móviles, App, Mobile, Slide

El microvideo promete ser una tendencia para el 2014

Por su corta duración y facilidad para compartir instantáneamente, los microvideos se están convirtiendo en una poderosa herramienta que está cambiando el modo de comunicarse de los usuarios y de las marcas. A un año del lanzamiento de Vine, y con Instagram como su principal rival, este tipo de video va ganando cada vez más popularidad.

Con tan solo un año de vida, Vine gozó de gran popularidad y se mantuvo en la cima del microvideo social durante algunos meses. La aplicación de video de Twitter tiene alrededor de 40 millones de usuarios que graban y comparten videos de hasta seis segundos de duración. Celebridades, políticos y marcas también hacen uso de la herramienta que, para celebrar su aniversario, preparó una recopilación de los videos que adquirieron más popularidad durante su primer año de existencia.

Unos meses después del lanzamiento de Vine, apareció su gran competidor Instagram, anunciando que también incluiría videos en su plataforma. En este caso, la duración se extiende hasta 15 segundos y permite utilizar los mismos filtros que se aplican a las fotografías.

Hay quienes sostienen que la corta duración de los videos de Vine es una desventaja y prefieren recurrir a Instagram, mientras que otros indican que justamente la brevedad es un atributo poderoso para grabar y compartir algo concreto.

Dejando de lado la competencia puntual entre estas dos herramientas, el microvideo es una tendencia que está siendo tenida en cuenta por las marcas y usada por las personas en su vida cotidiana. Con un poco menos de popularidad, hay más alternativas para esta modalidad de video. Mixbit, por ejemplo, es una plataforma de los creadores de YouTube que permite subir piezas audiovisuales de hasta 16 segundos. Tumblr, por su parte, ofrece la posibilidad de subir gifs animados.

Más allá de las opiniones a favor y en contra de cada una, los usuarios y las marcas ya los están incluyendo en sus planes de comunicación como complemento o incluso como medio principal de sus campañas. Tal es el caso de Oreo, que lanzó para Halloween una serie de videos en Vine parodiando películas de terror populares y, además, a través de su cuenta de Instagram, emuló con esculturas de galletitas y crema, fotos de paisajes y objetos enviadas por los usuarios.

Ver fuente