21 oct 2013

Actualidad, Slide, Social Media Marketing, Tips

Búsqueda laboral y reputación online

Consultoras y empresas chequean los perfiles en las redes sociales de sus postulantes antes de la entrevista. Cuánto incide la reputación on line. Opinan las empresas de reclutamiento.

Encontrar el mejor trabajo (y al mejor postulante) no suele ser tarea sencilla, pero cada vez hay más herramientas novedosas para lograrlo.

Con el auge de las redes sociales, las búsquedas laborales que involucran tanto a las empresas encargadas de la selección de personal como a los candidatos a distintos puestos de trabajo, han sido profundamente influenciadas.

Esto se debe a que cada vez existe mayor cantidad de información personal disponible en el ciberespacio para unos y otro. Con un simple “click”, el empleador puede hacer un seguimiento de su postulante en Twitter, Facebook y Linkedin.  Y así conocer aspectos informales (cualidades, aptitudes, defectos), que en un curriculum vitae tradicional no aparecen.

Los candidatos pueden sacar mayor provecho a la información circulante acerca de una determinada empresa, como también lograr conocer qué dicen sus empleados del clima laboral.

“En la selección de personal, una de las primeras acciones que se realiza es poner el nombre del aspirante en Google para ver qué se dice de esa persona, aunque las consultoras pocas veces lo reconozcan”, señala Mariano Feuer, consultor 2.0 y docente de comunicación 2.0 de la UBA.

“Por eso –continúa-, cada día es más importante que el asalariado común tenga un buen manejo de su reputación en internet, y esto implica un buen “CV Google” y una coherencia en la manera que se muestra en las distintas cuentas de Facebook, Linkedin y Twitter, entre otras.

Ante este panorama, Feuer, que en el universo twittero es conocido como@foier, recuerda el caso de un aspirante a un determinado puesto de trabajo que al momento de presentarse a la entrevista laboral se “vendió” como “responsable y proactivo”, sin reparar que en su Twitter había estado publicando “otra vez llegué tarde al trabajo”, “odio laburar”.

“Hay que tratar de no generar inconsistencias muy obvias porque en la práctica, el límite de privación está cada vez más difuso”, destaca y ofrece otro ejemplo: “En una consultora amiga preguntaron a un aspirante a un puesto administrativo por qué había dejado su anterior trabajo, y éste respondió que era para ampliar la experiencia en otras áreas pero se olvidó que horas antes había tuiteado: ¡qué bajón, me echaron! Obviamente, no le creyeron, aunque nunca le dijeron que no lo tomarían porque habían leído lo publicado en su cuenta”.

BÚSQUEDA EN REDES

Facebook y Twitter, y la red profesional Linkedin, también son utilizadas para aprovechar conexiones e interrelaciones más rápidas entre los propios seguidores y “amigos” de la red.

Entre los mensajes que cotidianamente jóvenes y adultos publican en los “muros” de sus cuentas, se encuentran pedidos directos como:  “Busco empleo, soy vendedor de tecnología, ¡contáctame!”; “estoy a la caza de un nuevo puesto de trabajo a los 51 años, tarea difícil pero no imposible”; “estamos lanzando una nueva revista cultural en laArgentina, ¿te sumás?”; “alguien conoce una antropóloga que hable chino, necesitamos para incorporar en nuevo proyecto”, “alguien sabe de un laburo como recepcionista”.

Los expertos consultados coincidieron en que Twitter, en particular, es una de las mejores redes para recibir una respuesta casi instantánea, por proponer un fluido feedback  entre sus propios usuarios.

 

Ver fuente