8 jul 2014

Actualidad, Marketing digital, Tecnología

Un 60% de los hogares con banda ancha consumen contenidos de la TV a través de Internet

La penetración de la banda ancha, presente en casi la mitad de los hogares argentinos, así como la multiplicación de alternativas para acceder a video desde Internet están cambiando el escenario para la TV. Hoy, un 60% de los hogares con banda ancha consumen contenidos de la TV a través de Internet, utilizando distintas modalidades. Esto surge del informe “Usuario online 2014”, recientemente realizado por Carrier y Asociados.

El contenido consumido proviene de diversas fuentes, señala el estudio. Están los sitios web de los canales de TV así como sus espacios en YouTube, donde se puede acceder a los contenidos bajo demanda y en modalidad "catch up" (ver lo que ya fue emitido).

Otra alternativa son los sitios de "streaming" que, legales o no, son muy populares por su facilidad de uso. "Las descargas siguen vigentes, aunque circunscriptas a un grupo más techie". señala el estudio. "Y avanzan decididamente las opciones OTT, con Netflix como estandarte", destaca. A pesar de las particularidades de cada una, todas estas alternativas tienen algo en común que las diferencia de la TV tradicional: se consumen bajo demanda.

"La variable generacional es donde más diferencias se observan, siendo mayor la penetración del video 'online' en la medida en que los usuarios son más jóvenes", afirma la investigación. "Como suele ocurrir con los productos tecnológicos, el factor generacional marca más diferencias que otras variables, como nivel socioeconómico, si bien este último incide en cuanto a la disponibilidad de tecnología", remarca el informe.

"Y, contrariamente a lo que se podría pensar a priori, no existen diferencias entre los hogares que acceden a un servicio de TV paga y los que no", asegura el estudio. Por el lado del equipamiento utilizado, la PC lidera con un 78%, un dispositivo que combina la facilidad de conexión a banda ancha con tamaños de pantalla aceptables, especialmente para el consumo en solitario.

Sin embargo, para Carrier, "resulta interesante observar la participación del 34% de la TV, conectada directamente si es un 'Smart TV' o a través de algún otro dispositivo, como 'media players' con conectividad, cuando no directamente a una PC. Los dispositivos móviles, como celulares y tabletas, son mucho menos utilizados, demostrando que si bien son aptos para el consumo de video, no lo son generalmente para contenidos de la duración de la TV tradicional.

"Considerando que por la propia pirámide etaria los jóvenes no sólo son más en términos cuantitativos sino que muchos de estos ya ingresaron en la vida adulta, viviendo en forma independiente y tomando sus propias decisiones de consumo, sólo es cuestión de tiempo para que esta tendencia a consumir contenidos de TV sea predominante", estima el estudio.

Este hecho se verá "potenciado por la multiplicación de pantallas que significa el acceso a través de Internet, donde la TV pasa a ser un dispositivo más (no menor, pero tampoco central). También se verá favorecido por la capacidad de consumir en distintas situaciones, dando lugar así a nuevos formatos televisivos", vaticina el informe.

"Algunos quizás vean estos cambios como una cuestión de largo plazo. No obstante, no hay que olvidar que apenas 9 años atrás comenzaba a operar YouTube, con videos mayormente caseros y de bajísima calidad. Hoy, YouTube cuenta con muchísimo material profesional en calidad HD y el escenario del video se encuentra particularmente alterado", concluye el estudio.

Ver fuente